Parque Nacional de Yellowstone

· Visitando Yellowstone ·

?>

Viajamos al Parque Nacional de Yellowstone, en el estado de Wyoming y recorremos el largo y ancho de este maravilloso lugar explorando todo lo que nos puede ofrecer.

A las buenas tardes!

Con esta entrada pongo el broche final al tour por Estados Unidos con la entrada relativa a la visita al Parque Nacional de Yellowstone, en el estado de Wyoming; (sí, he tardado bastante en hacerlo todo, pero el tiempo da para lo que da).

En nuestra visita pasamos 3 noches en este lugar, llegando a él a través de su entrada sur, desde el Parque Nacional de Grand Teton, del que hablamos en la entrada anterior.

Un poquito de historia:

El Parque Nacional de Yellowstone es el primer parque nacional del mundo, fundado en 1872 como un espacio público donde compartir las maravillas naturales que contiene y proteger su escenario natural, cultural, patrimonial y ecológico para el beneficio de las presentes y futuras generaciones.

El parque se extiende por los estados de Wyoming, Montana e Idaho y se extiende en un área de 8.983 kiómetros cuadrados. Es el hogar de los icónicos osos Grizzly, lobos, bisontes, alces y miles de especies más, muchas de ellas en peligro de extinción.

Además de la fauna, se caracteriza especialmente por su enclave geológico, situado sobre una caldera volcánica con mucha actividad, pero sin erupciones desde hace 640.000 años. Consecuencia de este fenómeno, son los numerosos fenómenos geotérmicos que se pueden encontrar a lo largo del parque: Géiseres, fumarolas, charcas ácidas de diversas características, formas y colores.

En cuanto a la flora, Yellowstone cuenta con alrededor de 1700 especies endémicas de árboles, plantas y líquenes, como pueden ser el pino contorta (me encanta el nombre), el abeto de Douglas y frondosas como el olmo, el sauce y el álamo.

El recorrido por el Parque Nacional de Yellowstone

Como el parque es bastante grande (me quedo corto con bastante, es MUY grande) se hace necesario dividir el recorrido por zonas. Todo el parque gira entorno a la carretera central (Grand Loop Road) que da acceso a los diferentes puntos de interés. En esta imagen se muestran dichas zonas; para que os hagáis una idea, de punto a punto se tarda 1 hora en coche (si hay tráfico o animales en la calzada, un poco más).

Zonas del Parque Nacional

Si bien ya señalé el asunto de la fauna en la carretera en la entrada sobre el parque de Grand Teton, estas situaciones ocurren con mucha más frecuencia en Yellowstone. La aparición de bisontes en las carreteras es habitual y, por ello, hay que tener mucha precaución (y paciencia), ya que ralentizan el tráfico y pueden generar atascos.

Bisonte cruzando la carretera en Lamar Valley

Para simplificar las cosas voy a seguir la estructura habitual del Blog, detallando el recorrido según lo hemos ido haciendo.

También os recomiendo bajaros la App gratuita del parque nacional, disponible en PlayStore, ya que ofrece la posibilidad de contar con el mapa offline de la zona y es una buena herramienta para navegar por el parque sin tener que utilizar datos móviles. La app señala también los principales puntos de interés.

Entrada Sur: Snake river y los alrededores del lago de Yellowstone.

Entramos a Yellowstone por la parte sur del parque después de pagar la correspondiente entrada en el junction (entrada que, al igual que en Grand Teton, nos permite circular por el parque durante una semana. Tras un recorrido de más o menos una hora desde nuestro alojamiento en el rancho Headwaters (entre los parques de Yellowstone y Grand Teton) admiramos los primeros kilómetros del parque.

La entrada sur discurre junto al margen del río Lewis, que recorre el parque de norte a sur desde el lago de Yellowstone.

Vaguadas en el río Lewis

Hacemos una pequeña parada en las Lewis Falls, donde la gente aprovecha para pescar, antes de proseguir el viaje hasta nuestro alojamiento, situado en el propio lago.

Lewis Falls

De camino admiramos las vistas del gran lago de Yellowstone, que se extiende hasta donde alcanza la vista. Este lago natural tiene 131,7 millas cuadradas de superficie y unos 410 pies de profundidad; a pesar de su apariencia tranquila el NPS (National Park Service) no recomienda nadar debido a la presencia de corrientes extremadamente frías en él. Se estima que el tiempo de supervivencia en el lago durante una inmersión en invierno es de unos 20-30 minutos.

Tras bordear el lago llegamos a nuestro alojamiento, el Lake Lodge, donde alquilamos una cabaña pequeña para las 3 noches que pasamos en el parque. No os dejéis amedrentar por las críticas que hacen muchos turistas a esta clase de cabaña (la categoría de alojamiento más baja, teniendo en cuenta el lujo que hay en el resto de tipos de habitación). Es como una habitación normal de hotel, con baño, ducha, calefacción y electricidad y cuesta unos 115$ por noche aproximadamente dependiendo de la temporada. Para dormir no hace falta mucho más, teniendo en cuenta que la siguiente categoría de alojamiento cuesta prácticamente el doble (unos 190-200$ por noche).

El hotel, además de alojamiento, ofrece restaurante, tienda de regalos y varias actividades y paseos por el parque. A la hora de hacer el Check-in se da la posibilidad de tener una «soft-stay», que consiste en renunciar al servicio de habitaciones (ni limpian ni hacen la cama, etc.) por un descuento en el precio final de la estancia. También dan la posibilidad de donar el precio descontado al parque nacional. Me pareció un buen gesto por el medio ambiente así que optamos por hacerlo.

Tras dejar el equipaje nos movemos hacia los LeHardy’s Rapids, al norte del hotel. Estos rápidos están localizados en el río Yellowstone, que da nombre al parque. En primavera es posible observar la migración de las truchas, una de las especies más comunes en las aguas de la zona.

Si os interesa la pesca, sabed que se puede obtener un permiso de pesca para el parque en los centros de visitantes, general stores (tiendas repartidas por varias zonas del parque nacional) y en la página web del NPS.

Tras visitar los rápidos, volvemos hacia el sur para visitar el fishing bridge, un puente que pasa sobre el río Yellowstone antes de su desembocadura en el lago. Es un buen lugar para pescar y, de hecho, muchos pescadores se concentran aquí para llevarse alguna que otra trucha.

Pesca a parte, es un buen sitio por donde pasear y ver el atardecer. Tras andar un rato volvemos al hotel y nos preparamos para el siguiente día.

Empezamos el día visitando el Yellowstone Hotel. Este curioso edificio es el hotel más antiguo del parque, abierto en 1891 y construido siguiendo el diseño de otros edificios financiados por la Northen Pacific Railroad. La adición de las columnas y balcones de la entrada se hizo en 1903 por el arquitecto Robert Reamer.

Este lugar es una muy buena opción para desayunar buffet libre, cuesta unos 16$, tienes prácticamente de todo para comer y el personal es muy atento. Además el parking es grande y no hay problemas para aparcar a primera hora antes de comenzar a andar.

Fachada trasera del Yellowstone Hotel

Si algo me sorprendió del hotel es lo cerca que pasan los bisontes de las ventanas. Desde la mesa puedes ver como pasean tranquilamente a pocos metros de donde estás. También se puede ver como turistas imprudentes se arriesgan a pasear peligrosamente cerca de ellos o intentar tocarlos.

Tras desayunar nos ponemos en marcha hacia las zonas de interés planificadas para el día: la zona de Mud Volcano, el Cañón del río Yellowstone y Lamar Valley.

Mud Volcano area y el Cañón del río Yellowstone.

Nos dirigimos hacia el norte para visitar la zona termal de Mud Volcano. Tildada de la zona más repulsiva y terrorífica del parque por los primeros exploradores de Yellowstone, este área es un cono volcánico visitado por mucha gente, repleto de fumarolas, pozas ácidas y miles de millones de bacterias extremófilas.

Muchas fallas convergen en esta zona del parque, con lo que los pequeños temblores son frecuentes y la actividad geotérmica es intensa. También se ven bisontes paseando peligrosamente cerca de las fumarolas y turistas tentando a la suerte saliendose de las pasarelas que delimitan los senderos (pero bueno, si quieren acabar con un pié desintegrado al caer en un charco de ácido, ellos mismos! CHOICES!).

La ruta por este punto de interés está señalada mediante carteles, que van explicando la formación de las diferentes fumarolas, pozas, la actividad de la caldera de Yellowstone y muchos datos interesantes más. En mi galería de Flickr tenéis más fotos de esta zona.

Tras visitar la zona nos dirigimos al cañón del río Yellowstone. Uno de los principales atractivos turísticos del parque es este espectacular paisaje, formado por la erosión del río Yellowstone durante miles de año en los materiales que lo componen. Tiene dos saltos de agua (las lower falls y las upper falls) que se pueden observar desde varios miradores distribuidos por la garganta.

Los que os recomiendo, desde donde se pueden sacar muy buenas fotos y observar tranquilamente el paisaje son el Artist’s Point, situado en la orilla sur del río, y el «Views of the lower falls point» situado en la orilla norte.

Desde el Artist’s point se puede hacer una pequeña ruta siguiendo el río sobre los acantilados, siempre con precaución. Andando por los senderos nos encontramos con varios turistas que nos comentaban que habían visto osos entre los árboles, nosotros por desgracia no vimos ninguno.

Vista desde Artist’s point

Tras visitar y andar un rato por esta zona nos dirigimos a la otra orilla del río y tomamos el sendero para bajar a las lower falls. La bajada se hace bien, pero la subida es otro cantar, ya que es empinada y hay bastante gente (no apto para cardíacos). Esfuerzo aparte, las vistas desde aquí, tan cerca del agua, son alucinantes.

Vista de las Lower Falls (tras la vertiginosa bajada). Ruta señalizada como «Brink of the lower falls trailhead».

A escasos metros del inicio del camino para acceder al punto anterior está uno de los mejores sitios para sacar la foto de la cascada. También hay un sendero que permite bajar por la ladera del cañón hasta la base de la catarata, aunque creo que ese camino lo dejaremos para otra visita.

Tras visitar el cañón nos dirigimos hacia el norte, camino a Lamar Valley y Roosevelt Country. De camino a esta zona nos detenemos en Calcite Springs. El paisaje de esta zona se ha formado por afloramientos de aceites naturales provenientes de las profundidades de la tierra. Esos afloramientos han dado lugar a la capa blanquecina que se aprecia en la ladera de la montaña, compuestos principalmente por calcita (carbonato cálcico) y depósitos de azufre.

Cerca de esta zona están también las Tower Falls, una pequeña cascada rodeada por varias formaciones rocosas en forma de torre. Tras detenernos brevemente aquí, continuamos hasta Lamar Valley.

Lamar Valley-Roosevelt Country.

Esta planicie situada al norte del parque nacional es el lugar ideal para ver las diferentes especies que habitan aquí, de hecho, la mayor población de bisontes se encuentra aquí. La reintroducción del lobo en Yellowstone restauró elementos importantes del ecosistema, favoreciendo la vuelta de varias especies, especialmente aquí. Hay documentales muy interesantes al respecto que os invito a ver.

Lamar valley contiene los mamíferos salvajes, depredadores y presas que vivían aquí cuando los primeros europeos llegaron a norteamérica, por lo que es el lugar ideal para observar la fauna de cerca.

Para visitar esta zona lo que os recomiendo es que dejéis el coche en uno de los muchos apartaderos y aparcamientos que hay repartidos por la planicie y os acerquéis a los cursos de agua, es donde más fauna podéis encontrar. Recordad observarla de lejos y bajo ningún concepto acercarse a más de 50 metros de ella.

Tras visitar esta zona nos desplazamos de vuelta hacia el alojamiento, pero como todavía había tiempo antes de que oscureciera, visitamos el West Thumb Geyser Basin.

West Thumb Geyser Basin:

Esta zona es otra de las muchas zonas con actividad geotérmica presentes en el parque. Este enclave se encuentra integrado en una de las orillas del lago de Yellowstone y forma a su largo y ancho una serie de pozas con colores muy vivos.

Los animales también campan a sus anchas por ellas, como podéis ver.

Puede que no sea tan impresionante como otras, sin embargo el paseo al atardecer por aquí es muy recomendable para sacar fotos y ver con poca gente las pozas color turquesa. Tras la visita volvemos al alojamiento para descansar y prepararnos para el siguiente día de ruta.

Norris Geyser Basin y Porcelain Basin: Fumarolas a tutiplén.

Desde el alojamiento nos dirigimos al oeste, para visitar otro punto de interés de gran actividad termal conocido como Norris Geyser Basin. Esta zona es una de las zonas hidrotermales más calientes y ácidas de Yellowstone. Se encuadra en la intersección de tres fallas y es una zona con gran actividad sísmica (de hecho se percibe mientras vas andando por los senderos, ya que el suelo tiembla).

Cada año aparecen nuevas fuentes termales y geyseres mientras otros quedan inactivos, hecho que se conoce como «perturbación termal». La diversidad química es enorme en esta zona, que condiciona a su vez la biológica, apareciendo diferentes tipos de bacterias que colorean las aguas y los lechos de las diferentes pozas.

Os recomiendo pasear por las pasarelas atravesando las corrientes de agua coloreadas por las bacterias, no son fáciles de ver en otros lugares del mundo. También os recomiendo pasaros por el pequeño museo informativo que hay en la entrada de la zona, ya que cuenta cómo se formó esta zona y es muy interesante.

La zona de Porcelain basin está justo al lado de la anterior zona, aquí más que fumarolas se pueden ver geyseres , que periódicamente escupen agua a presión, una más de las maravillas de la naturaleza.

Tras visitar esta zona nos movemos a la siguiente. Dado que en esta ruta se concentra la mayoría del tráfico del parque os recomiendo mirar los avisos de tráfico del NPS, ya que por mantenimiento de carreteras o accidentes pueden generarse retrasos grandes.

Mammoth Hot Springs Area y Boiling River.

Nos desplazamos hacia el norte, hacia Mammoth hot spring, esta zona es otra curiosa formación geológica generada por una red de fracturas y fisuras que se distribuyen en forma de terrazas por las que discurre el agua caliente.

Estas terrazas están formadas de un mineral llamado travertino (carbonato de calcio) y limo, que aportan a las terrazas un color blanquecino. Dado que el agua se renueva de manera muy rápido, los colores y la distribución de las terrazas cambian constantemente, con lo que pueden no estar igual en la siguiente visita.

Otro de los puntos interesantes es la Canary Spring, una fuente termal de gran tamaño accesible desde el camino principal.

Canary spring

Tras visitar esta zona nos movemos hasta el pueblo de Mammoth hot springs, por el que es necesario pasar para dirigirnos al norte, hacia nuestro siguiente destino. Tras pasar de largo a un grupo de alces que estaban tranquilamente pastando en una rotonda y casi meten el hocico en el coche (sustito al canto), nos dirigimos al boiling river, en el estado de Montana.

Este curioso lugar de baño engloba la zona donde las frías aguas del río Gardner se juntan con la fuente termal de Boiling river. Mucha gente se acerca aquí para darse un chapuzón y para experimentar el contraste de temperatura existente en el agua.

Para acceder os recomiendo dejar el coche en el 45th Paralell picnic area, cerca de la señal que marca el cambio de estado y después caminar (medio kilómetro más o menos) hasta la zona. Si queréis podéis poneros el bañador en una de las casetas que hay habilitada cerca del parking, aunque la gente se cambia en el propio sitio.

Esta zona es una de las pocas zonas legales de baño en el parque nacional (de hecho es la única fuente termal en la que uno se puede meter). Sin embargo no se recomienda meterse de lleno en la fuente termal, ya que hay riesgo de contagio con bacterias, sino en la zona de la izquierda de la foto, donde las aguas calientes se juntan con el río. Os invito a probar a bañaros, es muy agradable y ayuda a descansar los pies después de tanto andar, y no hagáis como yo y llevad unas chanclas, el lecho del río es pura piedra.

Tras el chapuzón nos ponemos en marcha hacia el hotel y paramos cerca del lago para pasear un último rato antes de acabar el día.

Zona del Old Faithfull Geyser, alrededores y la Grand Prismatic Spring.

Tras recoger el equipaje y la habitación nos ponemos en marcha para visitar las últimas zonas que teníamos planificadas antes de emprender el camino de vuelta hacia Idaho Falls. En esta ocasión nos dirigimos hacia el oeste para poder visitar uno de los mayores reclamos turísticos del parque de Yellowstone, el Old Faithfull Geyser (el viejo y «confiable» geyser).

Esta formación natural es uno de los geyseres más activos del parque, con erupciones periódicas cada 60-90 minutos que vierten unos 32.000 litros durante 2 o 5 minutos. Mucha gente viene al parque exclusivamente para ver este geyser y la zona cercana al mismo.

La gente se agolpa y sienta en las pasarelas que rodean el perímetro de esta formación, esperando pacientemente la siguiente erupción. Es un espectáculo que no se puede dejar de ver estando por aquí, así que sentaos y disfrutad.

El centro de visitantes de Old Faithful es también otro punto interesante a visitar, en él tienen varias pantallas con la predicción de la erupción de los diferentes geyseres que hay en la zona.

Justo al lado del centro de visitantes está el Old Faithfull Inn, que recibe su nombre por el geyser que hemos comentado antes. El edificio de madera data del año 1903 y se considera uno de los albergues más grandes del mundo. Daros una vuelta por la recepción si tenéis tiempo, merece la pena verlo por dentro.

Tras pasar de largo este hotel damos una vuelta por el Upper Geyser Basin. Esta zona es una de las 5 del mundo donde se alberga la mayor concentración de actividad geotérmica, entre los que se encuentran Kamchatka, Chile, Nueva Zelanda e Islandia. Al igual que en otras zonas del parque encontramos muchas pozas de colores vistosos, como la Morning Glory Pool, de un color dorado y turquesa muy llamativo.

En esta zona también hay varios geyseres y fumarolas realmente espectaculares, con zonas para sentarse y verlas tranquilamente, si estáis cansados es un buen sitio donde hacer un pequeño alto en el camino.

Tras visitar esta zona nos movemos más al oeste todavía, hasta llegar a otra de las atracciones principales del parque nacional, la Grand Prysmatic Spring. Esta poza es la más grande del parque y se caracteriza por sus colores rojizos. Se encuentra junto a otras pozas de varios colores que son igual de impresionantes.

La afluencia de gente y tráfico es muy grande, por lo que, si podéis, hacer esto lo primero de la mañana para evitar los gentíos, además el parking es limitado y se colapsa con frecuencia. El aparcamiento principal permite el acceso a la pasarela que bordea las diferentes pozas, donde la podéis ver de cerca.

Sin embargo, si queréis verla desde arriba, cosa que recomiendo encarecidamente, deberéis dejar el coche en el Fairy Falls trailhead, situado a un par de kilómetros al este de la zona. Tras andar unas 2 millas según los letreros se llega hasta un mirador con unas vistas espectaculares a la poza. Sin lugar a dudas hacer esta ruta es un must de cualquier visita a Yellowstone.

Tras ésto nos ponemos en marcha hacia la salida oeste del parque, West Yellowstone, donde repostamos el coche y ponemos marcha hacia Idaho Falls, donde acaba nuestro periplo por los parques nacionales.

Y hasta aquí la visita al parque de Yellowstone. Espero que os haya gustado y que os ayude a organizar futuros viajes y daros idea sobre las cosas que podéis ver.

Hasta el próximo post!

LEAVE A COMMENT

RELATED POSTS