Berlin: Primeras experiencias en la capital alemana.

· Visitando Berlín por primera vez ·

?>

Visitamos la capital Alemana y sus rincones más conocidos. Desde la isla de los museos hasta el Reichstag pasando por la puerta de Brandemburgo.

A las buenas tardes.

Tras mucho tiempo (como viene siendo habitual, pero currar es lo que tiene) vuelvo a la carga, esta vez con una de las ciudades de moda: la capital de Alemania, Berlín. Refugio de gran parte de trabajadores extranjeros, nicho de salvación para algunos y de perversión para otros.

Tengo que decir que mi visita de 4 días a la capital alemana fue de lo más interesante, sobre todo teniendo en cuenta que antes de ir lo único que pensaba era que en Berlín solo se visitaba la puerta de Brandemburgo (ingenuo de mi). Pero gracias a unos muy buenos amigos míos, que han vivido ahí 6 meses uno y más de un año el otro, puedo decir que despejé del todo la bruma que cubría esta ciudad en mi cabeza.

Vamos pues con la visita, empezamos:

– Cómo llegar:

Mi llegada a la ciudad, como el resto de las excursiones y viajes que llevo comentando mucho tiempo en el Blog fue desde la ciudad de Wroclaw en autobús. 4 horas de trayecto separan la ciudad polaca de la capital alemana. Un trayecto que se hace relativamente corto y llevadero dado el buen estado de las carreteras que van hasta la ciudad… lástima que no se pueda decir lo mismo de la carretera de vuelta (echa un desastre y llena de baches).

En cuanto al transporte aéreo, junto con Munich y Frankfurt, Berlín es una de las ciudades mejor comunicadas por su red de aeropuertos. La compañía que más vuelos oferta es Lufthansa, pero siempre se puede llegar con otras compañías de bajo coste. Una vez en el aeropuerto el metro hace el resto del trabajo.

– Cómo moverse:

Antes de empezar con el tour tengo que decir que la red de transporte público de Berlín es la llave para moverse a cualquier rincón de la ciudad. Aunque mirando mapas podáis pensar que vuestro destino esta cercano os puedo asegurar que es un error fatal tratar de moverse a pie por ésta ciudad, inmensa, cuando el S-Bahn (cercanias) y el U-Bahn (metro) te llevan y te ahorran el descubrir que lo que estaba «al lado» en el mapa, está realmente a 2 km de camino. Se puede comprar un billete conjunto que te permite acceder a toda la red de transporte en cualquier máquina del metro. Este billete viene costando unos 34€ (el semanal) y algo menos el diario, por lo que si vuestra estancia es prolongada os recomiendo el primero de todos.

Otra cosa a tener en cuenta con el transporte público en Berlin es que hay que ir con el billete por delante, los revisores están al acecho en cada esquina y pobre del que pillen sin billete, porque la multa la pagas.

– Mi viaje:

Mi viaje comienza desde la estación de autobuses de Wroclaw, donde cogí el bus para Berlín. Este autobus va desde la capital hasta Kraków, con lo que un amigo que estaba haciendo ahí las prácticas se unió a la exploración alemana, cuando el bus hizo la parada en Wroclaw nos juntamos y fuimos juntos hasta ahí. La compañía viene bien en los viajes largos para acortarlos, y con amigos más todavía.

El autobús te deja en la estación principal de autobuses de la ciudad, ZOB (Zentrale Omnibusbahnhof Berlin) donde los dos amigos nos estaban esperando. Desde ahí cogimos el metro hasta Grunewaldstrase, para dejar las maletas, y seguido nos fuimos a cenar, para empezar bien el tour gastronómico por la ciudad… Cenamos en un restaurante Indio, la primera vez que probaba el pollo al curry, estaba genial ^o^. Aparte de Indio hay que comentar que hay muchos restaurantes turcos en la ciudad, según cuentan el Kebab se inventó en Berlín y es aquí y no en otra parte, donde podemos comer el original (aun así lo probé y no os creais que es un manjar terrenal).

A la mañana siguiente ya comenzamos el tour propiamente dicho. Empezamos desde la parada de metro de Friedrichstrase, desde donde tenemos acceso a uno de los puntos de interés de la ciudad de Berlin: la llamada isla de los museos. Este punto fuerte de la ciudad es donde encontramos los museos más importantes de la capital. Ocupa el extremo septentrional de la isla que forma el río Spree a su paso por la ciudad. Está declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por su arquitectura única y es uno de los lugares que no se puede dejar de visitar.

016

En ella podemos encontrar el museo de Pérgamo (Pergamonmuseum), el Bode-Museum, el Museo Nuevo (Neues Museum), la Galería Nacional y el Museo Antiguo (Dome). Entre las paredes de éstos espacios podemos encontrar las maravillas saqueadas de diversos lugares del globo, desde el busto de Nefertiti, ubicado en la estancia principal del museo nuevo, hasta el altar de Zeus de Grecia, con los frisos que describen la Gigantomaquia. Dada la gran cantidad de gente que había esperando para entrar a los museos, especialmente al de Pergamo (lo que tiene la semana santa) optamos por comprar un pase conjunto para todos los museos de Berlin y volver otro día. En la entrada siguiente os explicaré un poco como están repartidos los museos, porque a diferencia de los museos en España, en el resto de Europa dejan sacar fotos.

028 030 036 038 041

Muy cerca de los museos se encuentra la catedral de Berlin (Berliner Dom), templo de la iglesia Evangélica. Pero éso lo dejo para un poquito más adelante.

Tras la visita a esta zona volvimos al principio para tomar el autobus a Potsdamer Platz, centro financiero de la ciudad. Aquí podemos apreciar la zona moderna de Berlin, zona de tránsito para mucha gente alberga, entre otras cosas, el primer semáforo de Europa y el Sony Center, donde se celebra el festival de cine de Berlin (Berlinale). También encontramos uno de los retazos del famoso muro de Berlin.

143 145 148 150 182 183

Desde aquí se puede llegar andando tranquilamente hasta el siguiente punto de interes, el memorial del holocausto: Holocaust-Mahnmal. Se trata de un campo inclinado de 19.000 metros cuadrados cubierto por 2711 estelas de hormigón que varían en cuanto a tamaño y longitud. Diseñadas por el arquitecto Peter Eisenman para producir una atmósfera incómoda y confusa, el monumento busca representar un sistema ordenado que ha perdido contacto con la razón humana. Construido en memoria de los Judíos víctimas del holocausto, conforma uno de los puntos más visitados de la ciudad en el que resulta fácil perderse.

208

Tras visitar el memorial seguimos caminando hacia el siguiente punto, la famosa Puerta de Brandemburgo. La Brandenburger Tor en alemán, construida entre 1788 y 1791 es una antigua puerta de entrada a la capital y uno de los principales símbolos tanto de la ciudad como de Alemania. La historia de este monumento es complicada y larga, pero lo que queda claro tras verla es que por muchas reconstrucciones y modificaciones que haya tenido la construcción sigue manteniendo el mismo espíritu.

229

Tras pasear bajo y alrededor de la puerta seguimos nuestra travesía para contemplar el resto del centro de Berlin. Desde las embajadas y su arquitectura de ensueño hasta los edificios perfectamente cuidados de las calles cercanas a éstas. Otra cosa curiosa que podemos apreciar en esta zona son las enormes tuberías que transportan el agua sobrante por la ciudad, ubicadas a una altura considerable sobre el suelo y pintadas de colores cantosos son el mejor testigo de la situación de Berlin, que sufre subidas constantes de su nivel freático debido a que se encuentra construida sobre un terreno pantanoso. Debido a ésto las inundaciones son constantes y el agua acumulada en el subsuelo debe ser retirada por bombeo cuando se hacen las obras. Curiosidades varias, como la siguiente foto, la del café de Microsoft que nos encontramos paseando.

263

En este punto de la visita nos decantamos por alejarnos un poco del centro, pasando por el Checkpoint Charlie, lugar de entrada a la zona aliada después de la SGM. Dado que los precios en el centro son abusivos, nos alejamos un poco para que no nos metieran el sablazo del siglo. Comimos en un pequeño restaurante siguiendo la calle del checkpoint antes de continuar la marcha.

300

En ésta zona tan representativa de la post SGM es donde más visible se hace la separación de estilos arquitectónicos entre el Berlin Este y el Oeste, a un lado tenemos el bloque soviético mientras que al otro lado tenemos la parte más Europea por decirlo de alguna manera. Como podéis ver en la siguiente foto los edificios soviéticos (todos iguales) y de la misma altura y estructura contrastan mucho con lo visto hasta ahora.

291

Andando por el centro volvemos a llegar a la isla de los museos, aprovechamos entonces a visitar la catedral de Berlin (ya que no nos paramos antes para entrar). Cabe destacar su arquitectura curiosa, de planta cuadrada con tres naves simétricas. Subir a la cúpula de la catedral es altamente recomendable para disfrutar de las vistas.

314 343

Tras la visita nos acercamos hasta el ayuntamiento de Berlin, el Rotes Rathaus, ubicado en el barrio de Mitte. Aunque en obras el ayuntamiento impresiona bastante. Tras la visita por los alrededores dimos por terminada la jornada, cogiendo el metro en la parada cercana al ayuntamiento.

352

Y hasta aquí el post de ésta vez, en la siguiente entrada hablaré un poco de la visita al muro de Berlin, al Reichtag y a sus alrededores, además de otros puntos interesantes a visitar.

Hasta pronto!

LEAVE A COMMENT

RELATED POSTS